28 abril 2020

Propuesta vecinal para desescalada hostelería en Distrito Centro


COORDINADORA DE ASOCIACIONES DE VECINOS MADRID CENTRO


Consideraciones previas en la desescalada

1.    La salud es el criterio prioritario y fundamental que ha de contemplarse en la desescalada de medidas adoptadas con motivo de la emergencia sanitaria COVID-19. Entendemos que ésta habrá de ser progresiva, según establezcan las autoridades competentes, primando siempre la salud de los ciudadanos y de acuerdo a la evolución de la pandemia en territorio español.

2.   En la progresiva puesta en marcha de la actividad económica y social se hace prioritaria la reactivación de los sectores más necesarios y esenciales para los ciudadanos, y la paulatina inclusión de actividades que no supongan un retroceso en la superación de la pandemia.

3.    Es primordial evitar las aglomeraciones de personas.

4.  El esfuerzo colectivo y de las administraciones debe centrarse en la seguridad y correcta puesta en marcha de aquellos sectores que cubran necesidades básicas de los ciudadanos aún no atendidas por el estado de confinamiento (clínicas, dentistas, fisioterapia, gimnasios, peluquerías, comercio de bienes, talleres de reparaciones, academias y servicios culturales, obras necesarias en viviendas, restaurantes en su servicio de comidas, …)

5.   La desescalada debe ser un proceso gradual y revisable, de acuerdo al comportamiento de la enfermedad en todo un ciclo estacional, en territorio nacional e internacional y a la disponibilidad de tests y vacunas para la población.


Nuestra experiencia y visión de riesgos

1.    La actividad hostelera en el Distrito Centro congrega un volumen de personas que sobresatura el espacio físico y sobrepasa de forma habitual y sin control, no sólo el aforo de locales y terrazas, sino de toda la vía pública y transportes, con el riesgo de aumento de contagios que ello ha supuesto y supondrá.

2.      La actividad hostelera en el Distrito Centro aglomera personas de procedencia local, nacional e internacional, que multiplican el riesgo de rápida propagación de la enfermedad.

3.  La actividad hostelera predominante en el Distrito Centro tiene como principal fin el acercamiento social a través del consumo de alcohol como opción de ocio, lo que resulta incompatible con las medidas higiénico sanitarias necesarias para la contención de la pandemia.

4.     Las precauciones del turismo internacional al elegir como destino el “caso España” es previsible prolonguen la vuelta a la normalidad de la hostelería en el distrito Centro, tanto más cuanto las medidas adoptadas por las administraciones estatales o municipales se alejen del sentido común y las recomendaciones sanitarias, y pongan en riesgo la salud de sus propios ciudadanos.

5.  La actividad hostelera en el Distrito Centro está sobredimensionada con respecto a las necesidades locales.


Nuestras necesidades

1.   Por razones higiénico-sanitarias, los vecinos del Distrito Centro, el más concurrido de la ciudad, al igual que todos los ciudadanos nacionales e internacionales, necesitamos espacio y distancias de seguridad hasta la erradicación de la pandemia. Espacio interpersonal de seguridad para los niños, mayores, jóvenes y adultos en la progresiva incorporación a nuestras actividades cotidianas y laborales.

2.   Por razones de impacto en la salud y medioambiente, los vecinos del Distrito Dentro, necesitamos se extremen las precauciones para garantizar el cumplimiento de las normativas de protección acústica y ambiental, y no se adopten medidas que favorezcan y promuevan una mayor contaminación acústica y del aire.


Los vecinos del Distrito Centro PROPONEMOS

1.    Que el primer paso en la desescalada de la hostelería en el Distrito Centro, de preferencia a las actividades de servicios de comidas y cenas, acorde con las licencias concedidas, y no estén orientadas fundamentalmente al ocio.

2.     Se restrinjan inicialmente los horarios a aquellas franjas que implican la prestación del servicio de comidas y cenas.

3.     El resto de las actividades hosteleras en el Distrito Centro se reanuden más tarde que en otros distritos, se favorezca la descentralización del ocio, y se prevenga la centralización de riesgos.

4.    Se limite el aforo de todos los locales de hostelería y sus terrazas y se realicen controles e inspecciones continuas que aseguren el cumplimiento de las medidas higiénico-sanitarias.

5.     Las terrazas no resten de ningún modo espacio a las zonas de tránsito público, calles, plazas, zonas de aparcamiento, entradas de edificios, comercios y garajes, ya que estos espacios serán necesitados por los ciudadanos para mantener las distancias interpersonales en el ejercicio de sus actividades cotidianas.

6.    En el ejercicio de la actividad de hostelería, se garantice y controle tanto el cumplimiento de la normativa de Zonas de Protección Acústica Especial, como la correcta desinfección de mobiliario y espacios públicos utilizados privativamente por estos negocios.

7.   Se acometan las modificaciones legislativas necesarias para declarar extinguida la licencia LEPAR de aquellos locales cuya actividad haya cesado con motivo de la crisis.

8.    No se priorice la puesta en marcha del negocio de la hostelería, discriminando las necesidades de otro tipo de actividades económicas, cuyos servicios son más esenciales y prioritarios para los ciudadanos.

9.   Se promocione y fomente el comercio de barrio y se presten ayudas para la transformación de bares en comercios.


ACIBU, AVV AUSTRIAS, AVV CAVAS (LA LATINA), AVV CHUECAAVECLA, AVV BARRIO LETRAS, AVEPLAMA





Las terrazas en Madrid

Introducción

En julio del año 2013 el ayuntamiento de Madrid aprobaba la actual ordenanza de Terrazas que regula el desarrollo de esta actividad en nuestra ciudad. Hasta el año 2006 era obligatorio realizar una evaluación ambiental previa a la instalación de una terraza en la vía púbica, por razones obvias de impacto acústico principalmente. Por tanto, en 16 años se ha pasado de tener que evaluar el impacto ambiental de las terrazas a poder instalarse de manera masiva e invasiva sin considerar el efecto que sobre la población o las múltiples externalidades que generan en los entornos donde se instalan.  

Algunas cuestiones fundamentales a considerar sobre las terrazas

La autorización municipal para la ocupación del espacio público por negocios privados de hostelería mediante la instalación de una terraza, como un servicio complementario a negocios que se desarrollan dentro de locales privados y para los que es obligatorio contar con una licencia de actividades. Por tanto, primer matiz importante es que se trata de una autorización pública, que no genera derechos urbanísticos, y que igual que es autorizada puede ser desautorizada.

Estas actividades implican algunas cuestiones importantes que han sido obviadas en la vigente ordenanza municipal que regula las terrazas:

1.  Una alteración de la libre competencia:
  • Primero, entre las actividades hosteleras que tienen acceso a usar el espacio  público para el desarrollo de su actividad comercial y el resto de actividades económicas que no lo tienen y se desarrollan en establecimientos físicos. Las actividades de hostelería consiguen de esta manera unos ingresos y plusvalías por la rentabilización del espacio público a precios totalmente fuera de mercado. Es obvio que el precio del m2/año de la tasa municipal de terrazas (entre 11 y 74 €) está muy muy alejado del precio m2/año de un local comercial en el mercado libre.
  • Segundo, supone una competencia desleal entre las propias actividades hosteleras que tienen acceso a contar con terraza y las que no tienen acceso. 
  • Tercero, suponen un elemento fundamental de alteración y distorsión de los precios en el libre mercado  del alquiler y venta de locales, en función de las características del entorno físico en el que estos se sitúan y según la viabilidad o no de que el entorno de un local pudiera ser susceptible de ser ocupado o no con una terraza. 

2.  La entrada en vigor de la actual ordenanza de terrazas supuso en un elemento distorsionador de los usos urbanísticos en la ciudad, al introducir una enorme carga de especulación urbanística sobre al espacio público

3.  Una alteración de la calidad ambiental de los entornos en los que estas actividades son autorizadas: aumento del ruido ambiente de manera variable según el grado variable según la concentración de sillas y mesas o las características de los espacios – espacios abiertos o en calles estrechas – donde se ubican

4.  Alteración de las condiciones de salubridad y limpieza del entorno ya que, a pesar de que la actual ordenanza obliga a los titulares de las instalaciones a mantener limpio el entorno y limpiar al recoger la suciedad de manera continúa, en la práctica no se cumple y los entornos de las terrazas suelen ser zonas que acumulan suciedad.  

5.  Una clara alteración de la movilidad de los peatones, especialmente grave en el caso de personas con movilidad reducida o mayores dificultadas para desplazarse (carros infantiles, carros de compra…). Pese a que a priori las terrazas han de cumplir un régimen de distancias ‘óptimo’, en la práctica es muy habitual que los elementos de las terrazas se coloquen fuera de los límites marcados o incluso son ocupados con más elementos de los autorizados afectando a la movilidad peatonal.

6.  Repercusión sobre el ayuntamiento en la carga administrativa para gestionar las autorizaciones y sobre todo para tramitar y aplicar con éxito la vigilancia, el control, tramitación de las infracciones y las sanción por incumplimientos.

7.  La alteración del paisaje urbano, con todo tipo de instalaciones que interrumpen el continuo urbano. Cuando estas instalaciones están en funcionamiento se convierten en una especie de auténticos ‘asentamientos chic’. O cuando estas instalaciones están recogidas, amontonadas en medio de la calle conforman un horrible paisaje industrial.

8.  Las zonas saturadas por actividades ruidosas introducen un componente muy importante en la depreciación del valor real de las viviendas de los residentes, estimado según los estudios para la elaboración del Índice de Precios de la Vivienda (IPV) en Europa en torno al 2% anual. El ruido es una de las variables que intervienen en el cálculo del IPV, como un elemento explicativo más del modelo de regresión utilizado para el cálculo de este indicador armonizado para los países del entorno UE.

9.  Existen dudas más que razonables sobre la legalidad de muchas de las terrazas autorizadas. En concreto, en el caso de las instalaciones cubiertas y cerradas, que cuentan con todo tipo de servicios y actividades hoteleras…suponen un consumo de edificabilidad sobre el sistema general viario. El suelo sobre el que se desarrollan estás auténticas construcciones ancladas, carece de edificabilidad lucrativa, y por lo tanto el lucro urbanístico de estas actividades privadas está fuera del ‘interés público’ e interés general que caracteriza este suelo. 

10.  La dotación de servicios de agua y luz, tanto de manera subterránea – tal y como autoriza la ordenanza vigente – como de manera aérea, incumple la normativa técnica de seguridad que tienen que tener estos servicios; y que por lo tanto no deberían poder acometerse en la vía pública sin más.

11.  Además, en el caso de estas instalaciones con cerramientos integrales, se incumple la legislación contra el tabaco,  pese a ser ésta la excusa que se utiliza en la introducción de la actual ordenanza para justificar su autorización. Estas instalaciones cerradas se ofertan como espacios para fumadores, y de facto se fuma en ellas pese a contravenir la legislación antitabaco.

12.  La ocupación desmedida supone un consumo de suelo de uso público que impacta sobre la disponibilidad de un recurso escaso; muy especialmente en el caso del Distrito Centro. El suelo de uso público es ocupado por parte de actividades privadas lucrativas que no atienden al interés general propio del espacio público; como podrían ser el de usos para recreo y esparcimiento infantil, espacios para el descanso de las personas, zonas verdes para embellecer el paisaje urbano, entre otras.  

13.  Una cuestión muy importante que se ha obviado de la concesión de autorizaciones de terrazas es la seguridad. Esta cuestión se ve afectada en aspectos como la seguridad peatonal (en aquellas zonas de alta afluencia peatonal), en la seguridad pública (son numerosas las imágenes de los elementos de terrazas utilizados como armas arrojadizas) o en la seguridad sobre la higiene y la salud (al desarrollara en la vía pública actividades críticas como el consumo de alimentos y bebidas).

14.  La rentabilidad económica que el ayuntamiento obtiene de este uso del espacio público, cedido para el lucro particular, resulta muy inferior si se compara con la que se obtiene por otras actividades, de mayor interés general, como es el caso del aparcamiento SER.

15.  El actual sistema de concesión de autorizaciones para terrazas no tiene en cuenta en la toma de decisiones sobre la autorización a los residentes que viven en el entorno de las mismas y que son  afectados directos de tales decisiones. 

23 abril 2020

Nota de prensa: En respuesta a la demanda de ampliación de terrazas

La Coordinadora de Asociaciones de Vecinos Madrid Centro en respuesta a las informaciones aparecidas en medios de comunicación sobre las presiones de los empresarios de hostelería al ayuntamiento de Madrid para convertir las calles de nuestros barrios en bares al aire libre, quiere manifestar:

En primer lugar, nos parece una frivolidad que, estando aún sumidos en la tragedia de la pandemia, se plantee una vuelta a una situación de cierta normalidad de actividades que suponen un altísimo riesgo para su propagación.

Señores hosteleros: es obvio que esta pandemia afectará a sus negocios, como también a otros millones de otros sectores de nuestra ciudad y nuestro país, así como a la mayoría de nuestras economías familiares. Pero eso no les da derecho a disponer de nuestro espacio público ni de nuestra salud, la cual parecen tener, ustedes y algunos políticos del ayuntamiento de Madrid, en tan poca estima.

La legislación contra el ruido, que protege el derecho fundamental a tener una vida saludable en nuestras viviendas, no puede ser bajo ningún concepto un instrumento que se acomode a sus intereses. El solo hecho de plantear esa posibilidad ya retrata su insolidaridad. Sepan ustedes, y los políticos y funcionarios de nuestro ayuntamiento, que no vamos a renunciar a nuestros derechos ni a nuestra salud; y que acudiremos a las instituciones que haga falta a pedir amparo y cualquier tipo de responsabilidades, incluidas las penales. 

De las crisis surgen las oportunidades. Apelamos por ello al ayuntamiento de Madrid para que convierta ésta en una enorme oportunidad para cambiar el modelo de nuestro distrito y adaptarlo a lo que sin duda será el nuevo paradigma de nuestra forma de vida, donde el distanciamiento y la dispersión espacial de las actividades será fundamental frente al actual modelo de concentración en un solo distrito, como ocurre hoy con las actividades de hostelería. Será necesario por tanto diluir las actividades hosteleras, y la concentración de personas que generan, a lo largo de toda la trama urbana y, en el caso concreto de las terrazas, situarlas en espacios públicos amplios y abiertos, más óptimos para guardar  las distancias de seguridad a usuarios y empleados, y a estos con los peatones, los residentes y el resto de actividades. Para salir de esta crisis el apoyo al pequeño comercio, y a la hostelería, será fundamental, pero no permitiendo el hacinamiento, la concentración y la reducción de distancias como los hosteleros reclaman.


ACIBU, AVV AUSTRIAS, AVV CAVAS (LA LATINA), AVV CHUECAAVECLA, AVV BARRIO LETRAS, AVEPLAMA




Viviendas de uso turístico incumpliendo estado de alarma

En plena crisis sanitaria por la epidemia del COVID-19 queremos expresar nuestra preocupación por el hecho de que las viviendas turísticas, la mayoría ilegales, sigan operando eludiendo los controles policiales, así como las restricciones de movilidad que impone el decreto de alarma y las limitadas excepciones al ejercicio de su actividad.

En estos últimos años los vecinos, a quienes se nos ha obligado a convivir con pisos turísticos, nos hemos quejado sin éxito. Hemos planteado ante diferentes instancias nuestra preocupación por el daño que supone en nuestra vida personal y familiar esta notoria incompatibilidad de usos, residencial y de hospedaje, en un mismo edificio. Habiendo ya denunciado el grave riesgo sanitario que suponían, y que ya puso de manifiesto, por ejemplo, la plaga de chinches.

Hemos convivido con la inseguridad de no saber a quiénes nos vamos a cruzar en el portal, hemos visto nuestras zonas comunes convertidas en zonas de paso, en consignas de maletas, en almacenes de lavandería, en improvisadas salas de tránsito y espera. Hemos tenido que soportar pared con pared el bullicio de quienes están de fiesta y de esparcimiento.

La restricción de movilidad que impone el estado de alarma ha hecho surgir en los vecinos una legítima preocupación, la de que los pisos turísticos ante la caída de ingresos del turismo, pasen a convertirse en el foco de actividades clandestinas, ilegales, prohibidas o directamente delictivas, generando un grave riesgo sanitario para los vecinos, ante el tránsito de personas desconocidas en las zonas comunes, como hace unos días ocurrió en Barcelona.

Ante la oferta de las Asociaciones de Viviendas de Uso Turístico para el uso de sus instalaciones como mero pretexto para rentabilizar la crisis (el mismo FEVITUR indica que se cobrará “con descuentos”, en unas instalaciones que deben permanecer cerradas), queremos manifestar nuestro rechazo frontal a que ofrezcan unos edificios, que no les pertenecen, sin el acuerdo de sus vecinos, y exponiendo a los mayores y familias que viven confinados a un grave riesgo sanitario. Nuevamente sus vecinos son un mero decorado instrumental para ellos. Los vecinos somos las víctimas.

Somos conscientes de que hay servicios esenciales  (transportistas, sanitarios, trabajadores de servicios esenciales) que necesitan alojamiento temporal. Pero estas necesidades de alojamiento (que tienen un carácter limitado) quedan sobradamente cubiertas a través de los hoteles, que sí cumplen las condiciones de control y seguridad sanitaria para prestar estos servicios mínimos esenciales.

Los pisos turísticos no cumplen esas condiciones, no sólo porque esto incrementaría el riesgo sanitario para los mayores y familias en confinamiento, sino también porque la mayoría no tienen licencia, ni constan en un registro, y sería muy difícil para la policía comprobar que el alojamiento de personas responde a alguno de los supuestos que prevé la Orden TMA/277/2020, de 23 de marzo, por la que se declaran servicios esenciales a determinados alojamientos turísticos y se adoptan disposiciones complementarias. Sencillamente porque actúan de manera totalmente ilegal.

Basta una comprobación rutinaria para evidenciar cómo portales como Airbnb, permiten realizar reservas coincidiendo con el período de confinamiento, incitando así a incumplir las restricciones del estado de alarma.

El Estado tiene a su alcance herramientas legales para bloquear el acceso de los usuarios a páginas web. Así se hace en el caso de que vulneren derechos de propiedad intelectual, con mayor razón debe hacerse cuando la actividad de los portales de internet que ofertan viviendas turísticas pone en peligro la salud de las personas. Por ello, solicitamos al Gobierno de España que adopte cuantas medidas sean precisas para bloquear el acceso de los usuarios a portales como: Airbnb, Niumba, Booking, y demás portales web dedicados a intermediar en el alojamiento turístico en viviendas.

El contexto de crisis sanitaria de #coronavirus, no viene sino a poner en evidencia la situación que ya vivíamos, con una agresión a nuestra vida personal y familiar, que se ha desarrollado ante la absoluta falta de empatía de los gestores de pisos turísticos, para quienes los vecinos no representamos más que un obstáculo hacia el objetivo de su ganancia económica.

Esta situación ha sobrepasado a las Administraciones, que no supieron responder a esa situación y, con su inacción, fomentaron el crecimiento de una oferta de hospedaje ilegal y fuera de control, que ha transformado por entero la fisionomía de nuestros barrios. Mientras que los pisos turísticos ilegales se cuentan por decenas de miles, las sanciones y órdenes de cese no llegan a una decena.

Esta pasividad ha dejado tras de sí una ciudad arrasada, sobre todo en los barrios del Distrito Centro, que han perdido una parte muy importante de sus vecinos. La proliferación de pisos turísticos ha destruido las redes de vecindad. Durante la cuarentena muchas personas mayores ya no tienen a quién acudir, porque sus vecinos hace tiempo que se han ido. A las 8 de la tarde en muchos bloques del Distrito Centro casi nadie sale aplaudir y nadie cuestiona que los pisos turísticos han sido un vector esencial en la destrucción de las redes de confianza, de respeto y de ayuda mutua que son inherentes a las relaciones de vecindad, redes que han sido tejidas durante décadas.

En estos momentos en los que la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, conmina a los vecinos a apoyar a sus mayores y personas en riesgo, queremos recordar a todos los poderes públicos que, hoy más que nunca, #LasCasasNoSonHoteles

Coordinadora de Asociaciones de Vecinos Madrid Centro
ACIBU, AVV AUSTRIAS, AVV CAVAS (LA LATINA),
AVV CHUECA,AVECLA, AVV BARRIO LETRAS, AVEPLAMA

30 marzo 2020

Servicio de atención de problemas sociales, psicológicos y laborales derivados del COVID-19

La Asociación de Vecinos Ópera Austrias junto a otras asociaciones de vecinos del distrito Centro de Madrid, ha coordinado y puesto en marcha un servicio de atención de problemas sociales, psicológicos y laborales, formado por un grupo de profesionales colegiados, de Trabajo Social, Psicología y el ámbito laboral, cuyo objetivo es informar, orientar, asesorar y, cuando proceda, derivar a otros servicios, sobre situaciones generados por el COVID-19.

El servicio es gratuito. Su ámbito de intervención es el Distrito Centro de Madrid y su duración será hasta la finalización del actual estado de alarma.

☎  689 41 18 67
spsicosocial.covid19@gmail.com
9:30-13:30 (lunes, miércoles, viernes)
16:00-20:00 (de lunes a viernes)


Algunas de las actuaciones más relevantes:
  • Derivación hacia grupos de apoyo del barrio, para la compra de alimentos y material de farmacia, a personas que no puedan salir a la calle.
  • Acompañamiento telefónico a personas solas, o acompañadas en situación de dependencia.
  • Información-orientación sobre temas laborales por la situación creada a raíz del COVID-19.
  • Orientación y asesoramiento a personas que manifiestan ansiedad, estrés, preocupación elevada u otras manifestaciones, de manera frecuente y con cierta intensidad, relacionadas con la situación actual.
  • Asistencia y apoyo a familiares que hayan sufrido situaciones dolorosas en su entorno próximo, por el COVID-19.
  • Asistencia y apoyo a personas que tengan familiares en residencias de mayores.
  • Orientación sobre cómo atenuar problemas de relación entre personas que conviven en una misma vivienda, debido a la actual situación de confinamiento.

27 marzo 2019

Nota de Prensa: Plan Especial de Hospedaje

Ante la entrada en vigor del Plan Especial de Hospedaje (PEH) del Ayuntamiento de Madrid, y dadas las numerosas informaciones erróneas difundidas interesadamente por las plataformas de vivienda turística, la Asociación de Vecinos Opera Austrias, junto a la Coordinadora de Asociaciones del Distrito Centro, queremos aclarar algunas cuestiones fundamentales sobre las ‘viviendas de uso turístico’ (VUT):

SOBRE LA LEGALIDAD URBANÍSTICA

Primero, el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid (PGOUM97), vigente desde 1997, ya exige entrada independiente para todas las actividades terciaria de hospedaje en edificios Residenciales del Centro de Madrid. Por lo tanto, el PEH no introduce ninguna restricción novedosa.

Segundo, la VUT supone en la mayoría de los casos una grave alteración de la legalidad urbanística; al tratar de imponer el uso urbanístico terciario de ‘hospedaje’ en edificios calificados como ‘Residenciales’, en un claro fraude de ley.

Lo que ha sucedido, es que el ayuntamiento de Madrid ha renunciado durante años a la gestión inspectora/sancionadora de esta actividad; y de ahí la enorme burbuja de VUT que se ha creado.

SOBRE LA CUESTIÓN DE LOS 90 DÍAS

El uso urbanístico ‘Residencial’ de nuestros edificios lo es los 365 días del año. No es que el PGOU deje de aplicarse y tener efecto, como cualquier otra ley, durante un determinado número de días al año. Por tanto, la propuesta del PEH de permitir una actividad no legal como la VUT en edificios residenciales hasta 90 días al año, es absolutamente inadmisible.  Y lo es además por:
  • Las actividades económicas lo son desde el primer día. Internet no es más que otro canal de oferta; vender servicios a través de internet no lo hace “colaborativo” ni menos actividad económica.
  • Esta propuesta ya ha sido implantada en otras grandes ciudades y se ha demostrado que es imposible de controlar.

LOS ARGUMENTOS LEGALES SESGADOS DE LAS PLATAFORMAS VUT

Las plataformas VUT reclaman en los tribunales “libre competencia” ante el resto de competidores del sector de hospedaje, dejando claro que pertenecen a ese sector. Por tanto, para que exista la libre competencia que reclaman, han de cumplir las mismas obligaciones; principalmente la legalidad urbanística de no instalar su actividad terciaria ‘hospedaje’ en suelo Residencial, como tampoco puede hacerlo su competencia.

Apelan sistemáticamente a la normativa Europea - “Directiva EU 2006/123 de servicios en el mercado interior” – de manera sesgada e interesada; ya que justamente este Directiva queda excluida de su aplicación ‘en el ámbito de la ordenación del territorio y el urbanismo…’.

NUESTROS DERECHOS

Los propietarios de viviendas en edificios con Uso Residencial, tienen derecho a preservar el uso urbanístico de sus edificios. Por tanto la implantación de actividades terciarias de ‘hospedaje’ VUT en edificios residenciales suponen una alteración de la Seguridad Jurídica que protege nuestras inversiones; una suerte de expropiación forzosa de nuestros legítimos derechos.

El derecho a la inviolabilidad del domicilio, reconocido en el art 18 de la Constitución, y sustentado sobre el derecho a la privacidad y disfrute de una vida privada y familiar en la vivienda, es un derecho fundamental; y por tanto tiene mayor rango de protección que el derecho a la libertad de empresa al que apelan las plataformas VUT para usurpar nuestra legalidad. Más aún cuando existen opciones de rendimiento económico como alquiler que son menos gravosas para los derechos fundamentales.


COORDINADORA DE ASOCIACIONES DE VECINOS MADRID CENTRO
ACIBU AVV AUSTRIAS, AVV CAVAS (LA LATINA), AVV CHUECA, 
AVECLA, AVV BARRIO LETRAS, AVEPLAMA

25 junio 2018

Stop Vivienda Turística

Si en tu edificio tienes una "vivienda de uso turístico" molesta y no sabes qué hacer, descarga en los siguientes enlaces, la Guía Práctica sobre las acciones que puedes realizar para proteger tus derechos y los de tu Comunidad de Vecinos, y el Folleto informativo.
 
https://www.dropbox.com/s/eoa2thgme7pux1v/GU%C3%8DA_PR%C3%81CTICA_C%C3%B3mo_actuar_ante_una_Vivienda_de_Uso_Tur%C3%ADstico_en_tu_edificio.pdf?dl=0

 Folleto Stop Vivienda Turística. Asociaciones Vecinales Madrid Centro